planta de crecimiento rápido

Las plantas de crecimiento rápido son las que crecen y se desarrollan sin esperar las estaciones adecuadas.

Son plantas que no requieren de muchos cuidados, aunque siempre hay que estar pendientes de ellas, pues no debemos perder de vista que en materia agraria la mano del agricultor es como la mano que mece la cuna.

Estas plantas son ideales para la siembra porque nos producen ganancias con rapidez, no solo desde el punto de vista monetario sino en la satisfacción que da ver el producto de nuestro trabajo en poco tiempo.

El rábano es una de esas plantas de gran nobleza, porque en apenas treinta días podrá ser cosechada. Es fácil de sembrar y solo requiere de un riego eficiente.

¿Qué ejemplos de plantas de rápido crecimiento son las más famosas? 

Las plantas de crecimiento rápido podemos sembrarlas en tierra directamente o en macetas.

Además del rábano, en tierra hay numerosos ejemplos de plantas de este tipo, como las siguientes:

  •       Pepinos. En 60 días podemos tenerlos en nuestras manos si les proporcionamos buen espacio en un ambiente de mucha humedad y temperaturas cálidas.
  •       Calabacín. Solo necesita agua y temperatura. Crece en 70 días.  
  •       Lechuga. Germina en 30 días. Requiere riego constante pero no excesivo.
  •       Guisantes. Las semillas germinan en 10 días, las vainas aparecen en ocho semanas. Es un fertilizante natural porque esparce nitrógeno en la tierra.
  •       Limonero. Quizás el árbol más buscado en el mundo, por sus beneficios para la salud y su uso en bebidas refrescantes. Fácil de cultivar, aunque tarda en producir abundante cosecha.
  •       Nabo. Crece en 40 días. No requiere muchos cuidados después de sembrado.
  •       Calabaza. La tendremos en 70 días. Debemos cuidarla de las heladas.
  •       Cebollino. Crece solo en 30 días.

En maceta podemos cultivar las siguientes plantas de crecimiento rápido:

  •       Cebollín. También se puede plantar en suelo. Se produce en un mes. Necesita humedad y buen sol. Cortarla con frecuencia para estimular el crecimiento.
  •       Zanahoria. Crecimiento entre 30 y 60 días. Regar para mantener la humedad. Bajar el riego a medida que crece.
  •       Espinaca. También se puede plantar en el huerto. Crece en 45 días. Requiere suelo húmedo y temperatura suave.
  •       Menta. Ideal para macetas. Planta aromática por excelencia. Luz moderada. Riego abundante, pues mientras más riegas más crece.

También hay plantas de rápido crecimiento en agua, como bambú, ajo, romero, tulipanes, albahaca, etc.

Las semillas que germinan más rápido son las de la familia de la col: brócoli, lechuga y coliflor.

El árbol que crece más rápido es el plátano.

¿Qué cuidados requieren este tipo de plantas de rápido crecimiento?

Las plantas de crecimiento rápido necesitan del “ojo del amo que engorda el caballo”, porque siempre debemos de estar pendientes de ellas para evitar el ataque de plagas y enfermedades, o el deterioro de sus hojas y ramas por negligencia nuestra.

En ese sentido, es bueno proveernos de remedio adecuado para hacer frente a estas contingencias; algunas veces podremos prepararlos en casa con un poco de sapiencia, como hacían nuestros abuelos antes de que los pesticidas químicos inunden los campos con su carga tóxica que tanto daño hace a la salud.

Por ejemplo, el ajo es un potente repelente de insectos si lo trituramos y mezclamos con agua en un spray para vaporizar las hojas; las hojas del tomate son excelentes eliminadores de pulgones, gusanos y orugas, y las cáscaras de huevo machacadas pueden ser rociadas en la base de las plantas.

cuidados plantas de crecimiento rapido

Además, es bueno hablarles de vez en cuando porque se cree que la palabra las hace crecer fuertes y sanas, con el aditamento de que para nosotros significó un momento de relax muy especial, no solo porque son hechura nuestra sino por el privilegio de llevar un pedazo de la naturaleza a nuestra propia casa.

Todas las plantas necesitan tierra de nutrientes para crecer y desarrollarse, pero, como la tierra no se renueva naturalmente, debemos aportarles esos nutrientes y el compost necesarios para ayudarlas a lograr un crecimiento rápido.

Es conveniente usar abonos y fertilizantes naturales y no los productos químicos que, al igual que los pesticidas, al final ocasionan más daño que bien.

Lo mejor es que preparemos el compost en casa, con materia orgánica, y humus de lombriz que es muy bueno porque aporta riqueza a la tierra.

También podemos conseguir abono y fertilizantes naturales en las tiendas de jardinería o en los viveros, donde estarán encantados de ayudarnos con el propósito de aligerar las cosas en nuestro huerto.

Pero siempre debemos tener presente que las plantas necesitan dos cosas claves para ser felices: agua y luz, algunas veces ni mucha agua ni mucha luz, según sea el lugar donde vivamos y plantemos.

¿Cómo puede beneficiar a estas plantas la tierra de diatomeas para mantenerlas libre de insectos?

La tierra de diatomeas es otro factor a tomar en cuenta por la ayuda que proporciona en nuestra lucha por alejar los especímenes malignos que azotan inmisericordemente nuestros sembradíos.

Se trata de restos de algas fosilizadas que se han ido acumulando con el tiempo en el mar y que una vez extraídas son convertidas en fino talco, mediante un delicado proceso.

La diatomita, según la ciencia, es un eficiente agente insecticida, fungicida y bactericida, enemigo mortal de plagas de insectos odiosos que no dejen en paz a nuestras plantas.

Beneficios de tierra de diatomeas.

La tierra de diatomeas elimina piojos, insectos, pulgas, garrapatas y todo tipo de animalillo satánico culpable del deterioro de los cultivos, por lo que es una aliada formidable de los horticultores.

Puede usarse para pulverizar en seco sobre los cultivos o con agua en forma de spray, de acuerdo a las dosis de tierra que se recomiendan.

Además, tiene la cualidad de eliminar los olores y las bacterias, y mejora el hábitat y la salud no solo de las plantas sino de los animales de las granjas, evitando de esa manera la pérdida del valor comercial de estos.

Una de las cosas resaltantes de las diatomeas es la permanencia de su efecto en el tiempo, pues puede durar hasta once meses en el control de las plagas, lo que proporciona un ahorro nada despreciable.

deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *